sábado, 31 de diciembre de 2016

Balance de nuevos inquilinos

Un año más os presento el esquema de viviendas con la adición de los nuevos inquilinos en los dos edificios de Dolls Crazy House.



Como podéis apreciar no ha habido cambios en el primer edificio, pero sí en el segundo. Como esto siga así, ¡vamos a tener que abrir otro!

Feliz año nuevo a todos ;)

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Mighty Plastic Queens

Voy a emplear la penúltima entrada del año en un poco de auto-promoción.

Además de este blog, me gusta colgar fotografías en lugares en los que no sea necesario un contexto. Ya sé que probablemente Flickr o Instagram sean los más populares entre coleccionistas, pero yo, la chica nerd de Tumblr, he optado por ampliar mi emporio en esta red social (es un decir) creando un blog dedicado únicamente a muñecas:



Algunas fotos que subo las habéis visto en Dolls Crazy House, pero algunas otras van directamente a Mighty Plastic Queens... Y además reblogueo otras fotos de muñecas que me gustan.

Así que, si tenéis un blog y/o conocéis algún otro Tumblr interesante de muñecas, no dudéis en seguirme para ampliar vuestras redes muñequiles.

¡Espero vuestras opiniones!

viernes, 23 de diciembre de 2016

¿La década prodigiosa?

Al igual que el año pasado por estas fechas, de algún modo he acabado cumpliendo años. Treinta, concretamente. Y al igual que el año pasado, me he auto-regalado una muñeca, aunque en este caso fue una sorpresa, ya que, aunque la había visto en exposiciones, nunca había figurado en mi Wishlist. Se trata de Burberry Barbie.


Seré sincera: la que yo quería era Haunted Beauty Vampire para que le hiciera compañía a mi Haunted Beauty Ghost, pero dado que es imposible de conseguir sin empeñar los higadillos y me topé con una subasta muy buena para hacerme con esta Burberry, se ha acabado uniendo a la colección.


Tengo que admitir que no la recordaba tan guapa de cara en las exposiciones. Mucho mejor que la foto de prototipo, desde luego.

domingo, 11 de diciembre de 2016

La conquista de los zapatos

Quienes habéis seguido el blog durante este año leeríais, en mayo, la ilusión que me hizo conseguir una Misaki, una muñeca que me gustaba desde hacía años pero que nunca me había atrevido a comprar debido a su elevado precio. 


En 2016 me he atrevido a dar el salto a otras líneas menos económicas de Integrity Toys, léase Misaki y Poppy Parker. Han resultado ser un verdadero cambio respecto a mis Barbies Collector y mis Dynamite Girls, que a fin de cuentas tienen cuerpos muy parecidos entre sí. Los cuerpos de Miyu y Niko, que son los nombres respectivos de mi Misaki Always Me y mi Poppy Parker IT Airways, me han supuesto nuevos retos a la hora de utilizar la ropa que ya tenía.

Con censura, que al parecer hay quien se ofende
con mucha facilidad en estos mundos de Blogger.
No voy a negar que lo de las manos intercambiables me ha resuelto mucho las cosas en el departamento de la ropa. Donde no me he llevado un disgusto de puro milagro ha sido con el tema de los zapatos. Y es que, aunque tienen el mismo número de articulaciones, Miyu y Niko tienen rasgos físicos, ejem, opuestos: Niko tiene pies pequeños y pechos grandes, mientras que en el caso de Miyu es al revés.


Así, mientras que con Niko no estoy teniendo problemas para que luzca los zapatos de mis Barbie Collector (salvo las mules minúsculas, vaya), con Miyu me he topado con bastantes dificultades. Por eso he estado haciendo pruebas con zapatos de otras muñecas para ver cómo resolvemos este problema.

Ejemplar 1: Zapatos Liv


Mi primera reacción fue irme a lo fácil: las muñecas con pies enormes. Ya practiqué de sobra con zapatos Stardoll, hasta hace poco el calzado estándar de Miyu. Al igual que en el caso de los zapatos de Liv, el resultado es decente mientras se trate de zapatos cerrados; en cuanto el pie puede verse, como en este ejemplo, hay que hacer la foto desde un ángulo óptimo para ocultar lo grandes que le quedan.


Ejemplar 2: Zapatos Tangkou


La existencia de las muñecas Tangkou, la respuesta china a las Pullips y las Blythes, me habría pasado completamente desapercibida de no haber sido por mi búsqueda desesperada de calzado para Miyu en eBay. Estas Tangkou deben tener unos pies inmensos, porque estas zapatillas de deporte le quedan bastante grandes también. Irónicamente, en cuanto le puse los calcetines, ponerle las zapatillas se volvió mucho más difícil. Sin embargo, al ser zapatos cerrados, le quedan bastante monas.


Ejemplar 3: Zapatos Barbie Curvy & Tall


Hace meses me hice con una de las nuevas Barbies Curvy con la intención de convertirla en una "mini yo". Mientras remoloneo con el inicio de proceso, decidí probarle a Miyu sus zapatos, que resultaron quedarle fenomenal. Me parece que mi mini yo se ha quedado descalza de momento...


Pero eso no es todo: no hace mucho leí en el grupo de Coleccionistas de Barbie en España de Facebook que en ciertos Corte Inglés de Madrid se podían encontrar sets de complementos con zapatos aptos para Fashionistas Curvy y Tall. Y allá que fui. Sólo conseguí uno, pero era el que más me gustaba de los dos:

Quizá os hayáis percatado de la aparición de otros
complementos de este set en esta sesión de fotos
¡Y sí, otros zapatos Curvy y Tall le sirven también!


Era una duda razonable, me parece a mí. Pero no: todo va bien, Miyu puede disfrutar también de estos zapatos (¿sandalias? Los zapatos de los jóvenes de hoy en día me confunden), así que tendré algunas opciones más a la hora de combinar sus conjuntos.

Así, arremangaos los pantalones, para que se vea bien el diseño
Ahora sólo me queda tratar de comprar zapatos sueltos para Curvy y Tall... Y algo me dice que en eso andamos muchas.


¡Pero la búsqueda de alternativas continúa!

martes, 29 de noviembre de 2016

El nuevo look de Sabrina

El número de Plastic Fantastic de este mes nos presenta a Sabrina Mangano con su nuevo look:


Llevaba un tiempo pensando en cortarle el pelo, porque se le electrizaba muy fácilmente y no había manera de que dejase de parecer una maraña indomable en las fotos... ni en la realidad. Es el primer trabajo de peluquería que he hecho, y me parece que aún le hacen falta retoques... ¡Pero ya ha empezado a ganar en foto!

viernes, 25 de noviembre de 2016

Who wore it better? Season 2 - Session 12

La sesión de hoy en Who wore it better? Es muy especial porque... ¡es la última de la temporada! Ha sido un año lleno de cambios, accidentado a veces, pero aquí estamos, dispuestas a mostraros un trío de nuevas combinaciones. Con nosotros se encuentra la ganadora de la última sesión, ¡Tabitha!


-¡No me puedo creer que haya sido la ganadora! ¡Es genial ser la presentadora, Ms Landlady!

-Me alegra verte tan motivada.


-Lo único que me da pena es que ésta sea la última sesión...

Sólo es un parón momentáneo, Tabitha, por Navidad... ¡Y puede que algún que otro mes más! Me gustaría insistir en alguna otra sección de Dolls Crazy House, que algunas están muy abandonadas...

-Bueno... En fin, presentaré la prenda a combinar en esta sesión, que por ser la última de la temporada, he tenido la suerte de elegir yo.


¿...Unos vaqueros? ¿Para esto tanto misterio, Tabitha?

-¡Tiene truco, Ms Landlady! Sabía quiénes iban a ser las modelos, así que pensé: ¿por qué no escoger algo que no entraría tan fácilmente en su vestuario? A fin de cuentas, ¡tienen un estampado de cuadros!


¿Y bien? ¿Cómo ves el resultado?

-Permítame que se lo enseñe, Ms Landlady. Empezamos con Andrea, largamente ausente del certamen.


-Tengo que admitir que ella parece mucho más cómoda de lo que esperaba. Le ha dado un toque ligeramente campestre, me parece a mí, como de salida familiar a una casa rural o algo así.


Ha sabido integrar el rojo de una forma muy interesante, ¿no te parece?


-¡Desde luego! Pero pasemos a la segunda modelo, que no es otra que Sabrina Mangano.


No parecía demasiado entusiasmada por participar, ¿no?

-Sí, dijo algo de un compromiso con su agente y una visita a la peluquería, así que se tomó las fotos y se marchó a toda prisa.

¡Cuánto misterio!


Desde luego con ese conjunto está preparada para echar a correr.

-¡Ya le digo! Tener a tanta famosa es un rollo. Se creen que por ser conocidas sus problemas son más importantes que los de las demás.


-¡Pero pasemos a la tercera modelo! Que no es otra que Pam.

¿Por qué algo me dice que ese comentario tuyo de escoger una prenda que las modelos jamás se pondrían tiene más que ver con Pam que con las demás?

-Pst, Ms Landlady... ¡Qué dice!


Ya, ya... bueno, como si tu afinidad por Alyssa no fuese de sobras conocida. Pero Pam ha salido indemne de tu plan, Tabitha.

-Bueno, bueno, tampoco es para tanto, ¿eh?


¿Tú crees? A mí me parece un conjunto excelente, muy estiloso.

¿Qué opináis vosotros, lectores? ¡Votad vuestro favorito en los comentarios!

domingo, 20 de noviembre de 2016

Estrategia publicitaria


He estado dando tumbos desde que me convertí en la mala oficial por tener un par de citas con Matt, ya que él tenía novia. La verdad es que él me gustaba mucho más de lo que pensé que llegaría a hacerlo. No se parece lo más mínimo a otros chicos con los que he salido; aunque sabía que no estaba dispuesto a dejarlo con Alyssa, me encontré enamorándome como una idiota. Cuando ella regresó y se reconciliaron, volví a la vida de juergas salvajes para tratar de evitar que las buenas noticias acerca de ellos dos no me alcanzaran. He de decir que no sirvió para nada: me enteré igualmente de su compromiso y poco después me presenté como una cuba en un baile benéfico en una mansión de campo de Londres. Aunque no recuerdo demasiado de mi lamentable espectáculo y de algún modo no hay más que un vídeo en YouTube, tuve que hacer trabajo comunitario durante dos meses y someterme a terapia para dejar el alcohol. No fue demasiado apropiado, en resumen.

El trabajo comunitario que tuve que hacer fue ayudar en una guardería especializada en niños con problemas. Como quedó bastante claro que los niños no son lo mío, la directora me puso a hacer tareas más de secretaria, tipo hacer fotocopias y preparar café. Fue la primera vez en mi vida que trabajé de verdad, y el esfuerzo de madrugar y someterme a una rutina, aunque al principio fue una verdadera tortura, demostró ser muy beneficioso. Me sentía mucho más lúcida de lo que había sido en mucho tiempo, aunque durante las primeras semanas mi mayor miedo era que las noticias de mi transgresión llegasen a mi padre, no pareció suceder nada, ya que durante mis conversaciones con Skype con Nueva York nada se salió de lo normal. No les oculté a mis padres mi paso por el trabajo comunitario, pero les dije que eran unas prácticas obligatorias de la Universidad, cosa que les sorprendió un poco, ya que les constaba que hacía como un año que no pisaba las aulas, pero parecieron alegrarse de que la hija pródiga se enderezase.

Sin embargo, aunque estuviese comportándome un poco más como una persona normal, seguía pensando en Matt. Lo más duro no era que él fuese a casarse, sino la idea de que, sin duda alguna, no me dedicaba ni un minuto de sus pensamientos cuando él era lo único en lo que yo podía pensar. Eso y que yo seguía siendo la mala de la película, con la mayoría de las chicas del bloque mirándome con desdén. Yo tenía el corazón roto, pero al parecer no tenía derecho ni a eso porque, a fin de cuentas, había sido yo la aspirante a robanovios.

Cerca de un mes después de mi descalabro público en el baile benéfico, cuando barría el patio de recreo mientras los niños estaban en clase, oí que llamaban mi nombre desde la verja:

-¿La señorita Sforza?

Lo primero que pensé fue: “Genial, un papparazzi”.

Me giré y vi a un tipo rubio y de ojos azules, increíblemente guapo e increíblemente conocido: Magnus Oxenstierna, un aristócrata sueco igual de crápula que yo y al que no había visto en persona jamás, a pesar de vivir en el mismo edificio que yo.

-La misma –respondí a su pregunta.

Él esbozó una sonrisa irresistible. Allí, en medio de la calle, comprendí por qué estaba siempre entre los más deseados en las revistas del corazón.

-Había oído que te habían puesto a hacer trabajo comunitario y me dije que eso tenía que verlo con mis propios ojos.

Así que, además de guapo, era un imbécil. Y yo allí, volcando el contenido del recogedor en la papelera del patio de la guardería.

-Pues ya lo has visto. Puedes marcharte.

Él rió entre dientes.

-Sabes, antes incluso de verte liarla en el baile, ya había oído hablar de ti.

Hice un mohín de desagrado.

-Sí, mucha gente ha visto ese vídeo.

-No, yo vi la versión en directo –cuando dijo eso, le miré de refilón, y añadió-. Yo también estaba en aquel baile por requisito familiar. Estaba siendo infumable hasta que apareciste tú. Así que gracias. Me gustaría invitarte a tomar algo como agradecimiento.

Hizo un gesto con la cabeza indicando el pub de la esquina, al que las profesoras de la guardería iban a veces después de cerrar y en el que el psicólogo con el que iba a terapia me había prohibido terminantemente poner un pie. Fue un fugaz instante de tentación, pero sacudí la cabeza y repliqué:

-Ya no bebo –vi por el rabillo del ojo el gesto sarcástico de su sonrisa y añadí-. Temporalmente, al menos.

-Puedes tomarte un refresco. Vamos… que no muerdo.

Me mordí el labio inferior. No era fácil darle largas a aquel tipo. Y a decir verdad, mi espíritu aventurero me pedía a gritos que me acercase a Magnus y dejase que algo muy loco sucediese. No había habido ningún hombre en mi vida desde Matt, y de eso hacía más de un año.

Pero si esperaba que sucediese algo incontrolable y apasionado, me llevé un chasco.

Magnus me explicó más tarde, en otro pub a un par de manzanas (no quería que me vieran con él las profesoras de la guardería), que buscaba a una chica con la que dar el perfil de un tipo con novia. Ante mi pregunta de por qué no se buscaba una novia de verdad, me respondió que no había conocido aún a nadie que le interesase lo bastante, pero necesitaba dar a entender a su familia que se había reformado para que no le cerrasen el grifo. Yo no acababa de entender cómo la hija de un mafioso iba a servir a sus propósitos, pero él aseguró que era tal su estatus de oveja negra entre los Oxenstierna, que sus padres no se fijarían en pequeños detalles como aquél. ¿Y qué ganaba yo?, le pregunté. Lo mismo, según él: cuando las noticias de mi irrupción en el baile benéfico llegasen a oídos de mi padre, y lo acabarían haciendo, yo aparecería ante sus ojos totalmente reformada, con un novio estable que, además, era de la aristocracia. Podríamos incluso dar una entrevista o dos manifestando cómo nuestro amor nos había rescatado de aquella vida descontrolada por la que ambos nos habíamos destacado. Lo cual no quería decir, por supuesto, que fuésemos a dejarla de verdad. Sólo nos mantendríamos fuera del radar durante una temporadita.

Eso fue hace cinco meses.


Fingir ha resultado muy fácil. Tanto, que, como una idiota, he empezado a enamorarme de este caradura. 

viernes, 11 de noviembre de 2016

Interiores

Últimamente me ha entrado el gusanillo de los dioramas, así que he decidido empezar a hacer prácticas con los elementos que tengo.


Esta nueva afición me ha hecho empezar a buscar tutoriales para hacer miniaturas y todo. Veremos en qué acaba la cosa, porque siempre he sido bastante manazas...


Eso sí, todavía no me he hecho con ningún material especial, y por eso estas "habitaciones" tienen un aspecto un tanto desnudo.


Sin embargo, creo que voy por el buen camino. ¿Qué opináis vosotros?

sábado, 5 de noviembre de 2016

Nosotros también nos merecemos un cuerpo mejor

A ver, a ver, ¿se me oye? Tengo que aprovechar que nuestra Landlady no está, porque al parecer aquí tiene que hacérselo uno todo... Bueno, los chicos del edificio, al menos. Ah, por cierto, soy Evan.


Me ocupo de presentarme yo mismo porque en Dolls Crazy House los seis hombres que somos estamos completamente sometidos y pintamos bien poco. Las chicas tienen sus sesiones de fotos, sus fiestas y sus eventos y los demás aquí estamos... Por eso me he encargado yo mismo de presentar mi cambio de cuerpo, porque al parecer POR FIN alguien se ha decidido a proporcionarme unas articulaciones decentes.


El donante ha sido Finnick de Los Juegos del Hambre, y por poco fue el cuerpo a parar a Matt...


Afortunadamente, el hecho de que Synnöve sea también articulada ha pesado para que al final me haya llevado yo el gato al agua.


Todo el mundo sabe en Dolls Crazy House que tener un cuerpo articulado es una de las claves para aparecer en las sesiones de fotos que prepara nuestra Landlady. Los tíos hemos estado bastante dejados de lado en ese aspecto, pero aspiro a cambiar un poco las cosas en ese sentido. Ya sé que no soy el primero... pero pienso darle el coñazo a Ms Landlady para que me deje aparecer en plan acaramelado con Synnöve lo máximo posible.


En este plan, vaya.


Hay que decir que mi nuevo cuerpo venía con un chándal que añade algo más a nuestro escueto vestuario. Porque en esta casa, los hombres, además de ser pocos, tenemos lo esencial.


(Looking good, looking good)


Lo del chándal viene a que ahora puedo ir a hacer deporte con Synnöve y mirar mal a los demás tíos del gimnasio mientras corro a su lado.


Y no dejo que coja frío porque soy un caballero, claro.


Mi nuevo cuerpo tiene otras ventajas. Una de ellas es que puedo llevar ropa playline. Algo justita, eso sí, pero al parecer los Ken de hoy en día son bastante esmirriados. Pero al menos puedo lucir decentemente una camisa a cuadros para una cita con mi novia.


En definitiva, el cambio ha sido para mejor.


¿Qué será lo próximo? ¿Renovación de vestuario? ¿Apariciones en Quince minutos con?


No puedo esperar a descubrirlo. Pero antes... un beso.

lunes, 31 de octubre de 2016

Who wore it better? Season 2 - Session 11

Un mes más, y por los pelos, llega una nueva entrega de Who wore it better? Estamos muy cerca del fin de temporada, y con nosotros está la presentadora invitada y ganadora de la sesión anterior: ¡Becca McLachlan!


-Gracias, Ms Landlady.

¡Es la segunda vez que ganas, Becca!

-Es verdad. Me encanta volver a este escenario como presentadora. Las cosas parecen un poco patas arriba, sin embargo.

Vaya, así que te has dado cuenta. Todavía estamos en plenas reformas. En cierto modo, al menos. Hemos cambiado la sede y estamos haciendo pruebas para las sesiones de fotos de la casa. ¡Habrá más cambios!

-...Creo que de momento me gustaría volver al concurso.

Muy bien. Veamos la prenda elegida para combinar esta vez.


-Se trata de un chaleco acolchado de color rosa, que empieza a hacer frío.

Buen plan.


-Si le soy sincera, Ms Landlady, me alegra no participar en esta sesión. Ese color no me favorece en absoluto.

Ya veo. ¿Y qué hay de las concursantes?

-Eso es otra historia. La primera es Tabitha, que se estrena en el concurso.


Según veo, ha optado por prendas más bien oscuras que realzan el color del chaleco.


-El aspecto decididamente sport del conjunto goza de un aire chic pero juvenil muy favorecedor. Tabitha ha entrado con fuerza en el concurso.


-Y... uyuyuy, Ms Landlady, veo a dos concursantes que ya han competido antes entre sí.

Sí, y una de ellas ganó. Qué le vamos a hacer, me encanta el drama.

-...Y luego se queda Vd. de nosotras.


Heaven vuelve a competir con un conjunto de lo más colorido, por lo que veo.

-Efectivamente. En su caso el rosa combina con la camiseta, en la que aparecen también el resto de colores del conjunto.


-Creo que uno de los aspectos más interesantes de su conjunto es que los complementos son muy distintos entre sí, pero parecen adaptarse a la perfección entre sí.


Pasemos entonces a nuestra tercera concursante.

-No es otra que Mäelys. Como decía, ya compitió con Heaven en marzo.

Y ganó

-Y ganó.


Su conjunto en esta ocasión resulta especialmente informal, ¿no crees, Becca?

-En efecto, se trata de la clase de ropa perfecta para ir a clase.


¡Yo algo así me pondría! Y a vosotros, lectores, cuál os parece que es el mejor conjunto? ¡No dejéis de votar!