martes, 31 de diciembre de 2013

El salón de los Stark

Como última entrada del año no es demasiado espectacular, pero como siempre, me ha pillado el toro. Ya conocéis el pequeño salón privado de Darcy en la recién estrenada casa de su padre, Tony Stark. Hoy os muestro el salón del ático, el que comparte la familia:


No falta un retrato del héroe, claro.

¡Feliz año a todos!

lunes, 30 de diciembre de 2013

Esquemas de viviendas

Hace bastante que no actualizo los esquemas de cómo están ocupadas las viviendas en Dolls Crazy House. Ahora que tenemos otro edificio, y que éste no es idéntico precisamente al antiguo, toca ampliar la información que os proporciono.



Una mirada detallada

En mi anterior entrada visteis a las chicas disponiéndose a ver una película en Navidad. La ropa que llevan es de una bandeja nueva de la línea Fashionistas, así que no he podido resistirme a enseñárosla con más detalle.


La primera es Rosie, que en el reparto de prendas se quedó con la mayor parte de los complementos, además de los pantalones. La blusa es la original de Darcy (Theodora de Oz, un mundo de Fantasía, de Tollytots) y la chaqueta, de Connie (Midge Life in the Dreamhouse).


Lo cierto es que no la veía yo con los lunares hasta que le probé la chaqueta. El resultado me encantó.


Los complementos que le correspondieron fueron el bolso con forma de corazón y los botines de color blanco nuclear y con los tacones en forma de corazón.


La segunda es Darcy, que tuvo el honor de lucir este vestido tan mono con chaqueta a juego.


Como siempre que me topo con una bandeja de ropa en que no hay tanto rosa este conjunto se convirtió en mi preferido, y Darcy lo luce con mucho estilo. Lleva los zapatos originales de su donante de cuerpo, una Raquelle Life in the Dreamhouse.


¡Qué frío da verla! Se nota que se quedaron en casa...


Terminamos con Connie, que luce el conjunto más... digamos convencional de la bandeja, compuesto por camiseta rosa y falda azul.


Se trata quizá de lo que menos me gusta de esta bandeja. Suerte que a esta chica le sienta bien todo lo que se pruebe.


Su complemento son esas sandalias con cuña color rosa, y por supuesto, palomitas. Las películas no saben igual sin ellas.

miércoles, 25 de diciembre de 2013

sábado, 30 de noviembre de 2013

Marinera en tierra

Para completar las entradas de noviembre os presento unas fotos que hice a Sabrina hace varios meses. Mi idea era editarlas para que pareciesen un reportaje de revista como el que vimos en la entrada Sabrina Superstar. No obstante, el proyecto nunca salió adelante. Quiero, sin embargo, compartir esas fotos en las que nuestra cantante favorita posa con las distintas prendas de la bandeja de ropa de inspiración marinera de Barbie.





(No olvidéis que en la entrada anterior, actualizada también hoy, podréis averiguar cómo fue la entrevista de trabajo de Connie).

Chocolate

No me gusta nada hacer entrevistas de trabajo. Cuando estaba en América trabajé en una tienda de accesorios y en el McAuto de un McDonald’s para sacarme un dinero extra y puedo asegurar que el proceso a entrar en un puesto de trabajo es una verdadera tortura. Te esfuerzas al máximo para gustar a unos perfectos desconocidos que están aburridos de ver a gente como tú y a los que les trae sin cuidado que no tengas donde caerte muerta pero que responden a tus peroratas acerca de tus habilidades que sin duda te llamarán… y nunca llaman. Bueno, a veces te responden que lo sientes mucho, pero que tu solicitud no ha tenido éxito, y tienes que volver a la casilla de salida.

Cuando me llamaron para ir a una entrevista en Godiva, había pasado por ese proceso unas cuantas veces. Aunque el señor Stark me había asegurado que no era necesario que trabajase, que él se encargaría de costear mis estudios y de darme todo lo que necesitara, no me gustaba la idea de vivir del padre de mi amiga. No conseguí hacerle ceder con el tema de los estudios, pero al menos para mi dinero sí que quería ser independiente.

Pero aunque no tuviera prisa, las repetidas negativas comenzaron a minar mi autoestima. Había pasado casi una semana desde que recibí el último correo electrónico en que se rechazaba mi candidatura para trabajar en una tienda de ropa cuando me llamaron para una entrevista en una de las tiendas que Godiva iba a abrir en Londres antes de Navidad.

Tuve que reunir toda mi fuerza de voluntad para presentarme a la entrevista poniendo buena cara y demostrando lo interesada que estaba en unirme a la marca, cosa que era cierta. Siempre he sido una gran fan de Godiva y me apetecía muchísima empezar a trabajar en Londres precisamente para ellos. Era una marca de prestigio que quedaría muy bien en mi currículum.

Al volver de la entrevista, Darcy y yo preparamos la cena. Su padre iba a pasar un par de semanas en Londres y a ella le apetecía prepararle una especie de bienvenida… El caso es que acabamos haciendo enchiladas, que el señor Stark aseguró que eran excelentes, y nos contó batallitas de su época de multimillonario irresponsable (cosa que seguía siendo, en realidad), como aquella vez que despidió al piloto del coche de carreras que su empresa había subvencionado y lo condujo él en el Gran Premio de Mónaco.

Recibí la nueva llamada una semana más tarde. Estaba durmiendo cuando mi teléfono móvil comenzó a sonar, pero se me abrieron los ojos de par en par cuando oí al otro lado del auricular:

-¿La señorita Pryce? Le llamo de Godiva.

El corazón me empezó a latir muy fuerte en el pecho.

-Soy yo –acerté a responder.

-Me congratula comunicarle que ha sido admitida para unirse a Godiva.

Si no hubiera estado tumbada en la cama, me habría caído al suelo. De todas formas, no sé cómo no me desmayé.

La chica con la que hablé pasó los siguientes minutos explicándome dónde tendría lugar mi training y la ropa que debía llevar. Tuve que salir de la cama para hacerme con una libreta en la que apunté todo lo necesario. Cuando colgué el teléfono, no me lo podía creer. Fui corriendo a despertar a Darcy y casi chillé:


-¡No vas a creerte lo que me ha pasado!

jueves, 28 de noviembre de 2013

Un poco de relleno

Con tan poco material para mostraros a mis chicas, apenas encuentro maneras de cubrir mis cuatro entradas mensuales. Es poco, pero en esta ocasión os presento una fotografía manipulada de Pam con el conjunto Party Perfect.


domingo, 10 de noviembre de 2013

Haciéndonos al nuevo hogar

Las chicas y yo nos adaptamos poco a poco a nuestra nueva vida. Para empezar, ya tienen una habitación amueblada con piezas de Ikea en la que pueden sentarse a hablar de sus cosas.




Tenemos un añadido: esta caja de bombones, reconvertida en armario.






Un poco vacía de momento, pero todo se andará...


-¡Darce, voy a llegar tarde! ¿Puedes guardarme este vestido?
-Claro, utiliza el primer cajón.


-¡Me sacas de un apuro!
-¿Dónde vas tan arreglada?
-Tengo una entrevista de trabajo en menos de media hora. A propósito, ¿podrías prestarme tu bolso dorado?


-Claro, toma.


-¡Fantástico, gracias!


-Que tengas mucha suerte, ¡ya me contarás!
-Cuenta con ello. ¡Ay, me marcho, que llego tarde!

jueves, 31 de octubre de 2013

Una nueva vida

La cara de la pobre Darcy es un poema. Deduzco que su padre no le había contado que se puso en contacto conmigo para contarme que se mudaban a Inglaterra y que, si quería, me pagaba los estudios allí para que no tuviera que separarme de mi mejor amiga. Por eso estoy en su salón con mi equipaje aunque son casi las ocho de la noche, una hora intempestiva para presentarse en casa de cualquiera. Supongo que el hecho de que este ático de lujo vaya a ser también mi casa a partir de ahora hace que lo de la hora no sea para tanto.

Darce suelta el secador encima de una de las mesitas auxiliares y serpentea entre mis maletas para darme un abrazo.

-No quiero sonar grosera, pero, ¿qué haces aquí? –Pregunta. Suena tan emocionada que resultaría imposible que me lo tomara mal.

-Darte una sorpresa –respondo-. Tu padre, tu nuevo padre, se puso en contacto conmigo. Me contó que os mudabais y me propuso que viniera a vivir con vosotros. Comentó que él tiene que viajar mucho por trabajo y que no quería que te sintieras sola en un nuevo país.

Ella toma asiento en el borde del sofá más cercano.

-Uau –dice, y aunque parece impresionada, comenta-. Eso es increíblemente egoísta por su parte. Es decir, me alegra que hayas venido, me hace muchísima ilusión, pero no puedes ir por ahí diciéndole a la gente que cambie su vida entera por ti.

La verdad es que yo también lo pensé cuando me llamó, pero no le puse pegas, y de hecho, ni siquiera le dediqué demasiado tiempo a esa reflexión: en mi caso particular, la oportunidad de mudarme a Londres es demasiado tentadora. Aquí podría dejar de estudiar Filología para centrarme en el Diseño de Moda, algo de lo que mis padres no quieres ni oír hablar. Dudo que el señor Stark, en cambio, tenga problemas con mi elección de estudios.

-Supongo que eso explica la habitación de invitados tan personalizada… ¿Te puedes creer que no me había contado nada?

-Quería que fuera una sorpresa. Insistió mucho en ese punto.

Darcy asiente con la cabeza.

-Ya veo. Bueno, ahora tendré que llamarle –suena como si fuera un gran esfuerzo para ella, y al mirarla con gesto interrogante, me explica-. Aunque sepa que es mi padre, en gran medida sigue siendo un desconocido. Me resulta extraño llamar por teléfono a una de las personas más ricas del mundo como si nada. De hecho, me resulta extraño tener su número de teléfono.

No puedo reprimir una sonrisa.

-Bueno, mujer, date tiempo. A mí también se me hace raro. Lo superaremos.

-Tienes razón, Connie. Ahora estamos juntas, y podemos conseguirlo todo, ¿no es cierto?


Asiento vigorosamente con la cabeza. Claro que podemos.

miércoles, 30 de octubre de 2013

La habitación de Connie

Como ya sabéis, Tony ha conseguido que la mejor amiga de Darcy, Connie, se traslade a su apartamento en Londres para hacerle compañía. Su dormitorio en la casa es ésta:


martes, 29 de octubre de 2013

Pelis de terror caseras

Tanto decir que íbamos a vivir en Londres cuando ha sido hacer la mudanza y empezar a viajar por todo el mundo. Supongo que ser el director de una multinacional tiene esos efectos secundarios, pero sinceramente, esperaba poder aprovechar el inicio de esta nueva etapa para conocer mejor a Tony. Es decir, a mi padre. Todavía me estoy acostumbrando a la idea de tener un padre, y me gustaría que él me ayudase en ese proceso. Él no puede haberse hecho tan fácilmente a la idea de tener una hija. Además, me ha dejado sola en un edificio en el que no hay ningún otro inquilino todavía.

De hecho, a medida que anochece y la luz desaparece, me siento más y más intranquila, y enciendo las luces de casa para que me hagan compañía. Sé que tengo un edificio entero lleno de gente de mi edad justo al lado, pero sinceramente, me da no sé qué aparecer por allí a lo: “Hola, soy vuestra nueva vecina, ¿me dejáis quedarme a dormir en algún sofá?”. No es plan.

Antes de irse, mi padre encargó una compra con la que podría alimentarse a todo un regimiento y en la que se encuentran representadas todas las porquerías de comida basura que ofrecen los supermercados ingleses, y podéis creerme cuando os digo que son muchas. Paso un buen rato echando un vistazo por armarios y nevera antes de decidirme por la pizza, que siempre es la mejor solución. Pero antes me dirijo al cuarto de baño: prefiero darme una ducha.

¿Conocéis esa sensación cuando estáis bajo el cálido chorro de agua de la ducha, las gotas reverberando en el plato de porcelana con ese característico sonido y tú ahí, desnuda, con un sentimiento de vulnerabilidad que es difícil igualar? Es habitual, ¿no? ¿Y si a eso le sumáis la sensación de haber oído un ruido al otro lado de la puerta del cuarto de baño? Al principio trato de convencerme de que son imaginaciones mías, pero el sonido, un crujido insistente, se repite. Me seco a toda prisa y me embuto en el pijama mientras busco con la mirada algo grande y contundente tras lo que protegerme cuando salga. Lo único que tengo es un secador, y me digo que con un poco de suerte, si hay un ladrón quizá consiga confundirle haciéndole creer que es una pistola. Sólo después de haber abierto la puerta recuerdo que tengo todas las luces encendidas, así que las probabilidades son mínimas. Sin embargo, ya no hay vuelta atrás: empuñando el secador como si fuese un arma asesina, salgo al pasillo y enfilo silenciosamente hacia el salón.

Voy descalza, así que mis pies no hacen ruido sobre el parqué pulido de nuestra casa. Ahora sí que oigo claramente que hay alguien en casa, que no eran imaginaciones mías, y empiezan a temblarme los brazos con los que sostengo el secador como los polis de las películas. Me asomo al salón muy despacito y al hacerlo doy un grito… la pelirroja que está en el mismo, rodeada de maletas, da un respingo y se gira hacia mí con los labios formando una O casi perfecta.

-¡Connie! –Exclamo.

Es mi mejor amiga, a la que no veía desde que mi padre y yo cogimos el avión que nos trajo a Londres. No comprendo qué hace aquí, pero de la emoción boqueo como un pez, tratando de decidir qué hacer a continuación, pero ella me lo pone fácil:

-¿Qué haces con ese secador?

Entonces recuerdo que lo tenía en la mano, y lo escondo detrás de mí.


-Pues verás –carraspeo-, la verdad es que es una larga historia…

jueves, 17 de octubre de 2013

Back to the heart

Tras unas agónicas semanas en que no estaba segura de si podría quedarme en Londres o si tendría que regresar a España, parece seguro que voy a quedarme una temporada. Lo malo es que el número de chicas que tengo conmigo ha vuelto a reducirse a las adquisiciones que hice aquí, y hasta que pueda empezar a traer a las demás (y ante todo, su amplio guardarropa), me temo que las sesiones de fotos van a ser un poco monotemáticas...

De momento, el tiempo nos ha dado una pequeña tregua gracias a la que he podido hacer una sesión en exteriores. ¡Toda una novedad en la dinámica de Dolls Crazy House! Las modelos han sido Darcy y Connie.






¿Qué os parecen sus looks a lo catálogo de El corte inglés?

sábado, 28 de septiembre de 2013

Connie


Modelo: Barbie Life in the Dreamhouse Midge (Mattel playline, 2013)
Molde de cuerpo: Barbie Fashionistas
Molde de cara: Steffie

Constance Eleonora Pryce, alias Connie, es la mejor amiga de Darcy. Se mudó a Dolls Crazy House gracias a la ayuda de Tony, que no quería que su hija pasase demasiado tiempo sola, pues su trabajo le suele mantener fuera de casa.

Connie tiene una personalidad alegre y positiva que complementa la tendencia al humor ácido y al sarcasmo de Darcy. Son inseparables desde que se conocieron en el campus y un océano no iba a interponerse entre ellas. Connie es vecina de Darcy y su padre y ha retomado sus estudios en Filología Inglesa en Londres, aunque actualmente se plantea dejarlo para dedicarse al diseño de moda, uno de sus sueños. No obstante, ésa es una idea que todavía debe madurar…

Su canción preferida es The five first times, de Stars.

Su frase insignia es: I’m coming too

Participación de Connie en Who wore it better?:
ConcursanteSeason 1 - Session 3, Season 1 - Session 10
Ganadora:
Presentadora:

domingo, 15 de septiembre de 2013

Temporada baja

Ahora que empieza el curso escolar y la gente vuelve a la rutina de sus vidas, algunas aprovechan el repentino vacío de las zonas turísticas para realizar sus viajes. Entre ellas se cuentan las nuevas mejores amigas, Sabrina y Valentina, Valentina y Sabrina, que se han ido de fin de semana a París y nos muestran algunos de los modelitos que lucieron en esos dos días.

Situación 1: De paseo por la Ciudad de la Luz


Valentina apostó por un look decididamente veraniego en estos últimos días de calor, con el azul claro como color predominante.



El vestido y su cinturó compañero proceden de una bandeja de ropa Fashionistas, al igual que el bolso y los zapatos, aunque ambos proceden de sets diferentes al ya mencionado. El pañuelo es de un conjunto de la colección Barbie Vestidos del Mundo.


En cuanto a Sabrina, se decidió por una inspiración marinera radicalmente distinta a la de su amiga, pero también muy apropiada para el calor.



Los pantalones y el top son de una bandeja de ropa Fashionistas, el bolso es de otro, los zapatos son originales de Pam (una Best Models On Location: Barcelona) y las gafas de sol son del set Barbie Basics Look #03-001.


Situación 2: Visitando museos


Valentina lució un conjunto muy sport para poder recorrer los museos cómodamente, sin olvidar, claro está, alguna que otra concesión a la coquetería. Nunca se sabe cuándo se va a topar una con un guapo parisino sin novia.



Los pantalones son originales de Valentina (una Dynamite Girls Back to Brooklyn Neve) y el top, de Leah (una Magic Spells Christie). El bolso es de un set de ropa Fashion Avenue, los zapatos son del set Barbie Basics Look #01-002 y la cámara es vintage.


Sabrina homenajeó un poco su feminidad luciendo un vestido azul y rosa con complementos a juego.



El vestido es de la línea Fashionistas, el bolso es vintage y tanto los zapatos como las pulseras son del set Barbie Basics Look #03-001.


Situación 3: La noche parisina


Ningún viaje está del todo completo sin un poco de fiesta. Las chicas salieron una noche por los bulevares y estos fueron sus modelitos. Esta vez, para variar, llevaron conjuntos similares.



La cazadora y los zapatos son del set Barbie Basics Look #01-002, el top es original de Bobbi (una Barbie Basics #11-002), los pantalones y los leggins son originales de Becca (una Summer Top Model) y el bolso es de un set de ropa LIV.


La ropa de Sabrina es de un estilo muy parecido.



Su cazadora es original de Pam (una Best Models On Location: Barcelona) y los pantalones lo son de Savannah (una Nikki Top Model); el top es de un set de ropa Fashion Fever, los zapatos son del set Barbie Basics Look #03-002 y el bolso, del Barbie Basics Look #01-001.


¿Con qué modelo os quedáis?