miércoles, 28 de septiembre de 2016

Dorm Room

Hace apenas unas semanas tuve la oportunidad de viajar a casa con una maleta grande, así que me di el gustazo de rebuscar entre los juguetes de mi infancia hasta dar con uno de los sets de Barbie más completos de lo que conservo: el Dormitorio Universitario de Barbie, o como se conoció en su encarnación original, University Barbie Dorm Room Playset (1998) #67779.

Imagen tomada del blog champangebarbie.blogspot.com
La verdad es que no sé cómo me las arreglé para hacerme con él. En aquella época las cosas de Barbie eran carísimas y mi paga semanal muy exigua, así que debió ser un regalo, aunque siempre que pedía algo relacionado con Barbie era en Navidad y solía ceñirse a la muñeca con más accesorios precisamente porque la ropa y todo eso era tan caro.

El juego original contiene una cama con sábana y almohada, un escritorio con su silla, una taquilla y multitud de accesorios: una guitarra eléctrica, una raqueta de tenis con su pelota, unos cuantos libros, una televisión, un bote para lápices con dos de éstos y además dos bolígrafos, un radiodespertador, una foto de Barbie y Ken enmarcada, un radiocassette, un discman, un teléfono móvil, una pizza en su caja, una botella de Pepsi con dos vasos, un par de zapatillas, unas gafas, varias Polaroid y un banderín de la Universidad. Lamentablemente no conservo absolutamente todos los accesorios (y algunos se me olvidó que pertenecían a este set y los dejé en casa), así que he tenido que improvisar para enseñaros esta habitación que, espero, será a partir de ahora otro de los escenarios de nuestras historias. Así que le pedí a Odile, la más genuinamente noventera de las chicas, que hiciese un posado en el dormitorio universitario.

(No en vano Odile y su dormitorio se llevan sólo un año)
Aquí podemos ver a Odile en una recreación de sus años de Universidad haciendo lo que mejor se le da: dibujar. Incluso tiene una de sus piezas originales colgada en la pared.

A continuación os ofrezco algunas imágenes en detalle de los accesorios de la habitación:


Los libros y la pelota de tenis acompañados por la caja con flores de Odile y una especie de librito sobre Barbie (?) que encontré rebuscando entre mis viejos juguetes. ¡Parece un mini catálogo! Qué monada.


Para esta imagen (traicionada por mi cámara, que es bastante mala, de ahí que saliera movida) acompañé la raqueta original con unos patines y una cámara de fotos de la era Fashionistas.


Nunca dejaré de sorprenderme que ninguna de las ocho porciones de pizza hayan pasado juntas los últimos dieciocho años en su caja. Eso sí, la caja sigue intacta porque mi yo del pasado, en un gesto bastante sabio que no sabría repetir por más que me acerque a la treintena, decidió asegurar las esquinas con celo. Choca esos cinco, yo del pasado. Por eso la pizza ocupa un lugar tan importante en mi vida.


Esta foto es la definición misma de batiburrillo. Los accesorios originales son el radiodespertador, la tele, el bote con el lápiz dentro (por desgracia perdí los otros tres) y la foto enmarcada. Las velas de la derecha son originales de Odile, la taza y el móvil son de la era Fashionistas y el pintaúñas es de algún momento de mi infancia. De hecho creo que es aún más antiguo que el dormitorio en sí.

Pero volvamos a Odile.



Más de cerca, pintando. A decir verdad no sé de dónde procede el lienzo. Lo rescaté también de la casa de mis padres, pero soy incapaz de recordar con qué muñeca venía.


Comiendo pizza y revisando mensajes. Recuerdo que cuando compré el set de ropa Fashionistas en el que venía ese móvil, muy al principio de convertirme en coleccionista, es decir, en torno a 2009, esos teléfonos ya estaban pasados de moda. A día de hoy siguen siendo mis preferidos.


Bebiendo un té mientras ve una reposición de Cosmos (por ejemplo...).


Buscando qué ponerse. No es que tenga mucha ropa, y la verdad es que la taquilla no ayuda, así que alegré el dormitorio colgando un vestido de una percha Collector que en qué me las vi para que se sostuviera en la puerta.

El tema de la taquilla es coñero, porque a primera vista parece tan larga como la cama, pero en realidad es bastante más pequeña que una Barbie promedio (las medidas de Barbie han ido cambiando bastante, pero la altura sigue siendo la misma), así que queda más resultado de fondo que de cerca.

¡Y hasta aquí la visita al dormitorio universitario! Espero que hayáis disfrutado de esta visita al pasado.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Siete formas de ocupar una silla

Menudo mesecito. Mudanzas, vacaciones, fiestas y ante todo, trabajo. Apenas he podido dedicarme a las chicas en las últimas semanas, así que he decidido ponerme las pilas para poder cumplir con mi cita mensual. La primera parada es una sesión de fotos en la que voy a mostraros tres de los sets de ropa de este año, que por una vez he conseguido con poca diferencia de tiempo de su salida en EE. UU. sin tener que pedirlos allí, junto con la famosa silla de Tiger que todo el mundo tiene. Yo no podía ser menos, así que allá vamos.

El primero de la lista ha hecho ya una pequeña aparición en estos lares:

Imagen de Mattel, recogida de Papusilemele
Sí, el vestido con efecto de espejos ya apareció en la edición más reciente de Who wore it better? Me pareció que se merecía una presentación en condiciones con el resto del pack y helo aquí:


Del pack, sólo las bailarinas negras quedan sin representar en esta sesión, ya que no son del número de ninguna de las tres modelos. Además, como se puede apreciar, el collar no es plateado, como en la foto de prototipo, sino verde.

Pero como diría Jack el Destripador, vayamos por partes.


Diana luce el top dorado, que ha combinado con unos shorts vaqueros, cazadora de vinilo, sandalias doradas y gafas de sol negras.


La calidad en general ha vuelto a caer, cosa que no es nueva, pero resulta bastante doloroso porque los diseños de esta temporada están muy bien. Los acabados son pobres y algunas prendas no acaban de cerrar bien en cuerpos contemporáneos a su creación... Lo cual me hace preguntarme si Mattel, además de crear los distintos tipos de cuerpo para diversificar a su producto estrella, ha empezado a hacer ropa que no le entra al cuerpo "normal" para que las niñas vayan haciéndose a la idea de que comprarse ropa es, en muchos casos, una actividad mortificante.


Pero no me dejéis divagar; pasemos a Niko, nuestra segunda modelo. El vestido de espejos es muy apropiado para ella con esa estética sesentera que tanto le gusta, y lo ha combinado con botines blancos, gafas de sol de montura blanca y guantes blancos y negros.


No negaré que el vestido es probablemente, uno de mis preferidos de los últimos tiempos.


A Miyu le han tocado la falda y el bolso, ambos negros, y el collar, que ha combinado con el top hecho en casa, un bolero blanco y unos botines negros.


Un look muy de ir a la iglesia, si me preguntáis a mí.

Pero pasemos al segundo pack de modas:

Imagen de Mattel, recogida de Papusilemele
Debo admitir que el espíritu retro a lo Urban Outfitters de este set fue lo que me conquistó desde el minuto uno, igual que en el anterior fue el elemento "nada de rosa" que no falta en al menos un pack de las colecciones de los últimos años.


Como en el caso anterior, también aquí se ha visto alterado uno de los complementos respecto a la imagen de prototipo, en este caso las gafas de sol, que son de diseño diferente y de color morado. Personalmente, en este caso salgo ganando, pues ya tengo unas como las del prototipo. En cambio, es la ausencia de bolso lo que me dejó a cuadros. Creo que es uno de los primeros sets de ropa que veo, desde la era Fashionistas hasta ahora, que no tiene bolso o ningún otro complemento similar.


Heaven luce el chaleco vaquero, los shorts y los botines de este conjunto, además de una camiseta a rayas horizontales, gafas de sol rosas y una pulsera morada.


Aunque el chaleco no llega a cerrar en el cuerpo de Heaven (es un Fashionistas, así que mis quejas de que la ropa no está bien medida no se aplican a su caso), el resultado me gusta bastante.


Blizzard luce, además de sus nuevos tatuajes, la camiseta, los leggins y las gafas de sol, complementadas por unos zapatos noventeros rescatados del baúl de mis juguetes infantiles.


La camiseta de Barbie and the Rockers es otra de las prendas que me sorprendieron por la falta de terminado en la tela. No creo que vaya a romperse (de momento), pero percatarme de ese desperfecto me decepcionó bastante.

Pasemos sin más dilación al tercero de estos packs de modas 2016:

Imagen de Mattel, recogida de Papusilemele
De los tres packs que me gustaron esta temporada, éste es el único que no cambia nada entre la imagen de prototipo y el resultado final.


También tiene la curiosa característica de que los dos modelos del pack no tienen nada que ver entre sí, mientras que en los anteriores, como hemos visto, había similitudes entre estilos, características, paletas de color... A este pack le da igual todo. Presenta una especie de dualidad "noche y día" que además es de estilos completamente distintos. Lo cual da una interesante variedad al armario de mis chicas.


A Ava le tocó prácticamente todo el conjunto: la camiseta con el chaleco, los vaqueros, los botines y la mochila, a los que sumó las gafas de sol color naranja.


Creo que mi prenda favorita es la camiseta con chaleco incorporado, porque tiene un estilo poco explorado en el último lustro en el mundo Barbie. Espero tener la oportunidad de utilizarlo más a menudo en próximos conjuntos.


La última modelo es Anastasia, que le ha dado un empujoncito plateado al vestido de color rosa muy muy muy pálido con sandalias, collar, pulsera y cartera del mismo color.


El vestido es sorprendentemente delicado y sienta genial a las Collector, lo cual es una verdadera sorpresa en el departamento playline. Desde luego Anastasia ha sabido lucirlo con mucha clase.

miércoles, 31 de agosto de 2016

Crónicas de una costurera en ciernes

Vergüenza debería darme atreverme a aplicar el término costura a esta creación. Creo que "manualidades a nivel idiotas" es más fiel. Al menos en lo que se refiere a la falda; el top es otra historia.


La boda de Alyssa y Matt promete ser el acontecimiento del año... cuando suceda, porque los preparativos están muy a manga por hombro aunque la eficiente Anastasia se haya hecho cargo de la organización. Lo que sí lleva listo un tiempo es el atuendo de la dama de honor, Synnöve.


Aún está por verse si alguna otra dama de honor se une a la comitiva, aunque Tabitha se postula como una muy probable segunda agraciada. ¿Y las amigas de la novia? Bueno, digamos que les apetece más lucir sus propios modelitos que la vaporosa falda tutú malva y el top con estampado de ramas diseñado por una servidora.


Puede que aún necesite unos retoques (el collar se autodestruyó cuando se lo quité, por ejemplo, y el top, siendo el primero, necesita algún detallito más), pero de momento es el conjunto súper mono que hace de cualquier chica una muñeca.