domingo, 19 de marzo de 2017

Un brindis por los años pasados

Por si acaso la caída en calidad que viene experimentando Mattel desde hace unos años no fuese ya vox populi entre coleccionistas, cada vez que caen en mis manos prendas y accesorios de épocas pre-Fashionistas le entran a una ganas de llorar. Y es que, ya sean Collector o Playline, no hay ni punto de comparación con lo que se compra ahora.


Seguramente esta queja universal sea la que encabeza todas mis entradas acerca de compras de líneas anteriores, pero no logro evitarlo: mirad este top Fashion Fever.


Con eso no significa, por supuesto, que todo sea perfecto. ¡Para nada! El top no cierra en la espalda de ninguna de las Barbies o Integrities que tengo, y por eso la encargada de lucirlo es Lee... ya que las Dynamite Girls tienen el pecho más pequeño.

El segundo conjunto corresponde a una Barbie de colección ya icónica: la Uptown Chic de 1998.

Imagen de www.thebarbiecollection.com
Y aclaro el año porque la web me informa de que existe, de hecho, otra Uptown Chic de nada menos que 1994. Claramente bastante menos interesante. En fin, tras haberme hecho con el conjunto completo, dos de mis chicas van a lucirlo para vosotros.


Nuevamente, a pesar de lo mucho que me satisface el resultado, tampoco es perfecto: las Barbies de ahora (y no hablemos de las Integrity) son más altas que las de antes, así que allá va ella, con los tobillos al descubierto y a lo loco...


Pero el color me chifla.


Los complementos en tonos naranjas me parecieron más adecuados para Liza, así que aquí está ella luciendo el típico modelito de "creía que ya era verano, pero no, y me niego a volver a ponerme abrigo".


Una de las cosas que me entusiasmó de este conjunto fueron las gafas. Llevo años buscando unas gafas para Barbie que queden decentes y no me cuesten un riñón... Y éstas son lo más cercano que he encontrado de momento, y porque venían con el conjunto. Me estoy planteando pintarlas para que dejen de tener ese dorado de abuelilla... pero todo se andará.


En el lado "menos positivo" del cuadrilátero se encuentra el sombrero, que es una monada pero que no le cabe a ninguna de mis chicas, seguramente por el volumen del pelo en el caso de las no-playline, los zapatos para cuerpo Shani que en la actualidad sólo les quedan bien a las Made to Move y el teléfono-zapato noventero, que en realidad me recuerda más bien al inalámbrico que teníamos en mi casa en aquella época, pero que ahora mismo queda demasiado retro... 


¿A vosotros qué os parece?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada