jueves, 24 de marzo de 2016

Tras el paseo

En mi entrada 29 y fabulosa os enseñé la Barbie que fue mi auto-regalo de cumpleaños: Barbie Coca-Cola Fashion Classics After the walk, todavía en su caja. En mi última visita a España tuve al fin la oportunidad de deboxearla y colocarla en la vitrina.


Una vez fuera de su caja, resulta bastante evidente que After de walk se trae demasiadas cosas entre manos. Difícilmente puede sujetar la sombrilla mientas sostiene su vaso de coca-cola y su abanico, así que tuve que apoyársela en la cadera. El resultado es un tanto extraño, pero me vale.


Como sucede con otras ilustres antigüedades de mi colección, las gomillas transparentes de sujeción han conocido tiempos mejores. Una de ellas, la de un zapato, se rompió mientras deboxeaba a esta monada. Afortunadamente no hubo que lamentar pérdidas, gracias a las medias, que llenan los zapatos.


Uno de mis detalles preferidos es el abanico, que tiene pegatinas por los dos lados. En uno vemos otro anuncio vintage de coca-cola, mientras que el otro luce uno de los clásicos eslóganes de la compañía: "Refréscate, bebe coca-cola".


Su molde Superstar me trae gratos recuerdos de mi infancia. ¡Sus ojos me parecen enormes! Tan dulces.


2 comentarios:

  1. Hola. me encantó ver los detalles de esta Barbie fuera de su caja. Es una preciosidad, Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario! Me alegra que te guste.

      Eliminar