viernes, 30 de octubre de 2015

Quince minutos con... Shannon Spencer


En esta segunda entrega de Quince minutos con… queremos saber un poco más de Shannon. Ella es de las más veteranas del grupo, ya que lleva más de cuatro años ocupando uno de los apartamentos de Dolls Crazy House. Aunque la vemos de vez en cuando participando en distintas actividades y concursos, muchas cosas sobre ella siguen siendo un misterio. ¿Lograremos desvelar alguno?

Pregunta: Háblanos un poco de tu familia y tu infancia.

Respuesta: Soy natural de Brighton, pero he vivido en Londres desde que empecé la Universidad. Soy hija única, y tanto mis padres como otros familiares me mimaron bastante desde niña. No voy a negarlo: de pequeña era bastante insoportable. Fue al salir de casa y darme de bruces con la dura realidad cuando empecé a espabilar un poco.


P: Nos gustaría que hablaras en detalle de tu carrera profesional.
R: El mundo del periodismo me empezó a enganchar de adolescente, cuando leí un par de libros sobre el escándalo Watergate en el colegio e indagué acerca del tema por mi cuenta. Vi unas cuantas películas del estilo Primera plana y Buenas noches, y buena suerte y me enamoré del ideal del periodista que no saca noticias, sino que muestra al mundo la vergüenza de sus líderes. No creo que sea necesario decir que mis años de carrera me demostraron de sobra que esos tiempos habían pasado… y además, cuando terminé, me costó mucho empezar a buscar trabajo. Ser una chica no ayudaba a que me tomaran en serio, y la presión de mi madre y mis tías, que decían que era una pena que “una chica tan guapa” se dedicase a eso, hizo que aterrizase en el mundo de las revistas de moda.


P: Fue en la revista Chic-Chic donde conociste a Alyssa, ¿no es así?
R: Efectivamente. Trabajé allí durante tres años, y creo que aguanté tanto porque me llevaba muy bien con mis compañeras, entre ellas Alyssa. No obstante, al cambiar la redactora jefa decidí marcharme. La nueva no me cayó muy bien, así que pensé que era el empujón que necesitaba. Eché currículum en un periódico deportivo y tuve la suerte de que me contrataron para una nueva columna de opinión que buscaba atraer a un nuevo tipo de público con una mirada diferente a los deportes. Tuvieron la decencia de no utilizar la palabra “femenina”… Llevo en el mismo puesto desde entonces. Tengo la inmensa suerte de trabajar con un equipo muy variado y abierto dentro de un sector que tradicionalmente es bastante machista.


P: Ya sabemos que tus principales hobbies son los deportes, pero, ¿cuáles son? Y además de ésos, ¿qué te interesa?
R: Me gustaría poder decir que me gustan todos los deportes, pero hay algunos, como el ciclismo, que ganan enteros en la práctica. Soy una fan fatal del Moto GP, pero lo que practico es kickboxing. También me gusta hacer yoga. En general soy muy de gimnasio, pero no soy de ésas que tratan de convencer a los demás para que vayan; yo voy a mi rollo totalmente. Fuera del mundo de los deportes me encantan los mercados de antigüedades y los dramas de época. Tengo todas las temporadas de Arriba y abajo en Blu-Ray y las veo regularmente.

P: Cora es tu mejor amiga, la conoces desde el instituto; también eres amiga de Alyssa. ¿Qué hay del resto de chicas de Dolls Crazy House? ¿Y de los chicos?
R: Me relaciono más con mis compañeros del trabajo que con las vecinas, la verdad. Odile y Maëlys me parecen muy simpáticas, pero están un poco locas para mí. Me gustaría conocer un poco mejor a Lena; nos hemos saludado y poco más, pero creo que podemos llegar a llevarnos bien. No es más que una corazonada. En cuanto a los hombres, bah… No estoy muy interesada en una relación romántica. Un compañero del trabajo y yo estuvimos tonteando durante unas semanas, pero no llegó a nada serio. Ésa ha sido mi única experiencia romántica en los últimos meses.


P: ¿Cuál crees que es tu mayor defecto?
R: Soy muy seria. No puedo evitarlo, y sé que intimida a mucha gente, por eso no soy muy popular. También puedo llegar a ser muy hermética, y gracias a esa combinación explosiva me he ganado a pulso fama de huraña. No han sido pocos los que han dicho a mis espadas que soy de esas “guapas que se lo tienen tan creído que se creen superiores al resto de los mortales”… Dicho a mis espaldas pero así alto, para que me entere.

P: ¿Qué te atrae de los demás?
R: ¿Te refieres a características personales o físicas?

P: A ambas.
R: Creo que busco cosas bastantes parecidas en amigos y amantes. Me interesa la gente con opiniones fuertes y capaces de argumentar sus puntos de vista con solidez; respeto mucho a la gente que es capaz de sentir pasión por algo pero al mismo tiempo no dejar que esa pasión domine sus vidas. Busco que tanto hombres como mujeres me traten como a una igual, y créeme, mi experiencia personal me ha demostrado que es mucho menos común de lo que podría parecer. En el aspecto de lo físico me atraen mucho los hombres con una barba cuidada y tatuajes.


P: ¿A qué lugar te gustaría viajar?
R: Me llaman mucho los viajes de aventura, pero lamentablemente nunca he llegado a hacer ninguno, en parte porque para eso sí que me gustaría ir acompañada, y nunca nadie puede. Creo que mi viaje ideal sería recorrer el Amazonas en barco pero en condiciones, es decir: apeándome en numerosos puntos para conocer gentes diferentes y todos esos lugares que cruza el río. En pocas palabras, podría pasarme un par de meses en Sudamérica.

P: ¿Cuál es el mejor recuerdo de tu infancia?
R: Cuando cumplí diez años, mi madre había organizado una fiesta familiar tipo princesa Disney estándar a la que no me apetecía lo más mínimo asistir, porque ya de aquéllas no era ése mi rollo. Así que mi abuelo paterno montó un plan alternativo: compró dos entradas para un partido de fútbol y allá fuimos los dos sin decírselo a nadie. Nos cayó una bronca impresionante al volver a casa de noche, ¡pero nos lo pasamos de bien! Mereció la pena.


P: Para finalizar, nos gustaría saber qué clase de bebidas alcohólicas te gustan.
R: ¡Ésa es graciosa! He cambiado mucho. Al comenzar la Universidad bebía whisky para sentirme glamourosa en base a mi imagen romántica del periodismo, pero a medida que ese aspecto decaía y mis finanzas demostraban no estar a la altura me fui pasando al vodka. A veces tomo cócteles, pero sólo si el nombre no me suena ridículo. Es una manía que tengo.

jueves, 29 de octubre de 2015

Magnus


Modelo: Color Infusion Ace McFly (Integrity Toys, 2014)
Molde de cuerpo: IT Homme
Molde de cara: Ace McFly

Con tanta modelo, cantante y artista en general como tenemos en Dolls Crazy House, sólo faltaba completar el cuadro de tabloide con un poco de sangre azul, y con ésas ha llegado Magnus.

Konstantin Magnus Arvid Oxenstierna af Eka och Lindö pertenece a una familia aristócrata sueca ampliamente conocida en los medios de comunicación de su país de origen como representantes del savoir faire más medido y cuidado de la nueva nobleza de Suecia. Sin embargo, a Magnus lo de ocupar las páginas de sociedad de las revistas no le iba, y empezó a asistir a fiestas salvajes y a dejar que se le fotografiase del brazo de actrices y modelos en discotecas, estrenos de cine y toda clase de eventos. En cuestión de un par de años acabó convertido en un verdadero playboy con un largo currículo de parejas y rollos de una noche. Él solito ha generado más titulares que el resto de su familia junta, y como no podía ser de otra manera, a sus padres eso no les hace ninguna gracia. Se rumorea que le han desheredado, y pensádolo bien, ¿por qué otro motivo iba a mudarse un guaperas rico a un edificio en mitad de Londres…?

No es que las chicas se estén quejando, a decir verdad. Su melenita a lo Rocky Horror y su tendencia al nudismo están causando estragos, y él está encantado de recibir tanta atención.

Como ya se ha mencionado, Magnus es un verdadero party animal mujeriego, y os puedo asegurar que los líos están asegurados…

Su canción preferida es Flesh without blood, de Grimes.

Su frase insignia es Wild & Undressed

martes, 27 de octubre de 2015

Barbie Millicent Roberts (parte 2)

Llegamos por fin al tercer set de complementos de la colección Barbie Millicent Roberts: Spectacular Spectator.


Aunque era de mis preferidos de la serie, el resultado final ha sido un tanto decepcionante, ya que, en conjunto no le voy a poder sacar tanto partido como a los otros dos. Os lo demostraré. Pero como diría Jack el Destripador, vayamos por partes. Y empecemos con Shania, por ejemplo.


Se ha llevado el gato al agua con cuatro complementos de la bandeja: los zapatos de cordones, el bolso, los guantes blancos y el periódico.


Al parecer los sucesivos cambios de cuerpo de Barbie en las dos últimas décadas han influido en algo más que el tamaño de los pies. Las manos también son diferentes: las del Belly Button que recuerdo de mi infancia tenían todos los dedos menos el pulgar pegados, y posiblemente eran más pequeñas, por lo que no ha habido manera de ponerle los guantes a ninguna de mis Barbies.


La segunda modelo es Quinn, que luce tres complementos de la bandeja: los zapatos planos, el cinturón y las gafas de sol.


Los zapatos de Shania encajaban mejor pero los de Quinn también me gustan, así que después de todo, estoy bastante satisfecha con el resultado de esta combinación.


La tercera modelo es Pam, que luce los dos últimos complementos: los guantes negros y los zapatos de tacón.


A decir verdad, para ponérselos tuve que darlos de sí antes con vapor de agua, así que no estoy segura de que vaya a poder ponérselos muy a menudo... Fundamentalmente porque me preocupa cargármelos con el procedimiento. Por lo menos le quedan bastante bien con el vestido, guantes imposibles incluidos.

Y eso es todo en esta entrada (partida) de Reliquias del pasado. ¡Espero volver a compartir hallazgos tan bonitos como éstos muy pronto!

sábado, 24 de octubre de 2015

Barbie Millicent Roberts Collection (parte 1)

A pesar de lo a menudo que me doy el capricho de añadir chicas y ropitas playline a mi colección, yo también soy de ésas que lamentan el bajón en calidad que viene experimentando Mattel, tanto en Collector como en playline. Por eso llevaba bastante tiempo detrás de algunos sets de complementos de la línea Barbie Millicent Roberts.


La colección, que a día de hoy no tengo muy claro si es Collector o no (en la caja pone "Limited Edition"), vio la luz entre 1997 y 1998. Alejándose un poco de la imagen eternamente juvenil del personaje, la línea rescata el nombre completo de Barbie para presentarla como una mujer moderna. Consta de tres muñecas en giftset con trajes extra (Pinstripe Power, sobre estas líneas, Matinee Today y Perfectly Suited), nueve conjuntos completos de ropa con distintas "temáticas" y cinco sets de complementos, de los que he podido hacerme con tres.


Jet Set es, probablemente, el más espectacular de los tres gracias a la cantidad de piezas que contiene: dos maletas, una sombrerera, un neceser y un bolso, además de una serie de pequeños detalles que lo hacen único: dos revistas, un pasaporte, un mapa, un billete de avión y un aplicador de rímel.


De los cuatro sets de complementos de menor tamaño que se añadieron a la línea bajo el nombre grupal Final Touches he añadido dos a mi colección. Red Hot contiene tres pares de zapatos, unas gafas de sol, un cinturón, un pañuelo y dos bolsos.


En cuanto a Spectacular Spectator, incluye otros tres pares de zapatos y también un cinturón y gafas de sol además de dos pares de guantes, un bolso y un periódico.

Como podréis observar, la avanzada edad de estos sets (¡tienen dieciocho años!) ha provocado que las sujecciones en las cajas hayan perdido gran parte de su efectividad: las gomas que sujetaban la sombrerera de Jet Set se habían roto, por no decir deshecho, y las cajitas de plástico que sujetaban los accesorios en los otros dos habían amarilleado muchísimo, así que he tenido que prescindir de las cajas originales. No ha sido el único contratiempo que me han presentado estos complementos. El tamaño de los zapatos, por ejemplo, ha sido otro, y es que los sucesivos cambios de cuerpo de Barbie han afectado también al número que calza. No todas mis chicas pueden llevarlos todos, así que me las he arreglado asignándoselos a nuestras modelos en función de quién puede llevar qué cosas, y a partir de ahí he compuesto los conjuntos con los que los lucen.


En primer lugar tenemos a Synnöve, que se ha prestado encantada a lucir algunos de los complementos que aparecían en Red Hot, en concreto los mules rojos, el bolso de rayas y las gafas de sol de montura blanca que tanto me recuerdan a mi infancia, y es que las gafas de sol de todas las Barbies de principios de los noventa tenían esa forma de ojo de gato tan femme fatale.


En las patillas de las gafas de sol aparece el emblema dorado BMR, las iniciales de Barbie, que se repite en toda la colección.


Rosie es la modelo del segundo conjunto, que incluye otros tres accesorios, en concreto los mocasines, el pañuelo y el bolso rojo.


El emblema BMR vuelve a aparecer en el cierre del bolso y en los zapatos que, por cierto, me plantearon un desafío, ya que, al probarle uno a otra muñeca, se rajó. Después del disgusto inicial y de comprobar que a Rosie le entran sin problemas, sólo me queda esperar que no vaya a peor.


La elegida para lucir los dos últimos complementos de Red Hot (el cinturón y los zapatos de tacón rojos) y todos los de Jet Set ha sido Bobbi, que como os podéis imaginar, ha estado encantada de programar unas vacaciones para poder llevar todo ese equipaje de viaje. Quizá demasiado equipaje... ¿no?



La polvera es de un set Barbie Basics
El pasaporte incluido en Jet Set es el ejemplo perfecto del nivel de detalle de esta colección
Y luego pasa lo que pasa: retrasan tu vuelo y te toca esperar en el aeropuerto muerta de risa... Total, que te acabas leyendo en el aeropuerto las revistas atrasadas que querías acabarte durante las vacaciones.


Y como se te descuadra el horario, encontrar un sitio donde cenar es un verdadero suplicio...


Pero bueno, a Bobbi siempre se le acaba ocurriendo algo... ¡Sobre todo tan bien equipada como ha ido de viaje!

sábado, 17 de octubre de 2015

Who wore it better? Season 2 - Session 1

Lo creáis o no, ha llegado: la segunda temporada de nuestro programa de estilismo favorito, Who wore it better? Para acompañarnos en esta nueva andadura tenemos a dos invitadas de excepción: la súpermodelo Pam Bolton y la ganadora de dos sesiones de la primera temporada, Shania O'Keeffe.


Estoy encantada de daros la bienvenida, chicas.

-Es un placer, Ms Landlady. ¡Apenas puedo creer que fuese la participante que más veces ganó en la edición anterior!

-Aparca la falsa modestia, querida. Todo el mundo sabe que tienes un blog de moda con el que aspiras a ganarte la vida.

-Ay, chica, lo dices como si fuera algo malo. No sería la primera que vive de la moda en el edificio.

Bueno, no empecéis... Y yo que pensaba que para variar tendríamos la fiesta en paz... Debería haber contado con tu carácter, Pam.


-Bueno, tampoco se ponga en plan víctima, tampoco ha sido para tanto. En fin. Pasemos al concurso. La prenda que las... chicas han tenido que conjuntar es una falda de los años noventa con evidente influencias "falso-hippies" de esa época.


-Uf, no me la pondría ni loca.

-Por una vez estamos de acuerdo, Shania.

Ya sabéis que el concurso consiste en adaptar la prenda al estilo de una, se adapte mejor a ellas o no.

-¿Y no se puede elegir no llevarla?

¡No!

-Pues menuda m-

-¡La primera modelo es Quinn!


-Esperaba que evitases decir esa palabra. Por favor. ¿Modelo ella? Pero si es una cría.

Tú ya estabas en una agencia a su edad, Pam...

-Perdona, Ms Landlady, ¿nos estás comparando?

-Quinn le ha dado un toque juvenil e inesperado con la chaqueta de red plateada, pero los complementos se adaptan más al dorado que incluye el estampado de la falda.


-El resultado es... bueno...

-Venga, dilo, Shania. Tengo la impresión de que si digo más tacos, Ms Landlady me echará de la posición de presentadora.

Más que eso: te prohibiré que te presentes a cualquier sesión futura.

-¡No se atreverá!

Mejor no me pongas a prueba...


-¡Vale, ya lo digo! No es lo que yo elegiría, pero se adapta a ella. Hala, ya está. Pasamos a la segunda concursante, ¿vale? Se trata de Sabrina.


-¿¿Sabrina?? ¿En serio, Ms Landlady?

¿Y ahora qué pasa, Pam?

-¿Cómo es posible que Sabrina precisamente haya pasado por ponerse esa falda?

Pues ya la ves. Lo ha hecho bastante bien, la verdad.

-Así es. Ha jugado con brillos y dorados para darle un look perfecto para ella.


-¿La has elegido como participante a ella para mortificarme, Ms Landlady?

Ahora eres tú la que se está haciendo la víctima, Pam. No, no lo he hecho por eso. Sencillamente, me pareció que le tocaba también a ella lucirse un poco. Y antes de que digas nada, te recuerdo que tú tuviste una entrada entera para ti solita hace dos meses.

-Eso no tiene nada que ver. Pero me da la sensación de que quieres obligarme a admitir que su conjunto es el que más me gusta de los tres.


¡Pero si todavía no has visto el tercero!

-Ya, pero la última participante es Darcy. Otra novata... E híbrida, además.

¿Ahora también me vienes con prejuicios?

-Bueno, dejadlo las dos. La pobre Darcy lleva un rato esperando en el backstage a que dejéis de discutir para enseñarnos su modelo...

Tienes razón, Shania.


-Otra que se ha apoyado en los dorados... Bien miradas, las tres tienen aspectos casi iguales.

Será posible, Pam... Tienes un pie fuera del certamen, como sigas así...

-...

-En realidad, su aspecto es de lo más sencillo. ¡Y es más versátil de lo que parece!


Menos mal que has seguido tú el hilo de la presentación, Shania... Menudo desastre de sesión inaugural.

-Todo saldrá mucho mejor cuando yo participe.

No me busques las cosquillas, Pam. En fin... espero que nuestros lectores no pierdan la cabeza ante tanta locura. ¡Esperamos vuestras votaciones!

miércoles, 14 de octubre de 2015

Las increíbles aventuras de las hermanas Dehondencq


-Oye, Odile...


-¿Sí?

-¿Te has enterado de todos los cambios que está habiendo en Dolls Crazy House?


-Sí que lo he hecho... ¡Y encima nosotras tanto tiempo sin salir! Pero claro... hemos estado tan ocupadas...

-Es verdad...

-Todo empezó con esa investigación sobre el antiguo manuscrito en aquella biblioteca, ¿no es así, Maëlys?


-¡Cierto! Y además, tuvimos que dar esquinazo a aquellos matones que querían apoderarse de nuestros descubrimientos...


-Sí, fue muy peligroso...

-Y encima luego nuestra búsqueda nos llevó a Sudamérica, donde dimos con el templo secreto detrás de la cascada.


-Qué bien me quedó esa foto.


-¡Y ahí no quedó la cosa! Luego acabamos en Roma, ¿recuerdas? Fue donde se nos acercaron aquellos dos morenazos.


-Menos mal que nos dimos cuenta a tiempo de que querían arrebatarnos lo que habíamos descubierto acerca del manuscrito.

-¡Menudo par! Y qué chasco, estaban de buenos...


-¡Ay que ver qué mala suerte tenemos con los hombres, Odile! Al menos al final se aclaró todo y a los malos los detuvo la policía... Mientras tú y yo escapábamos a la Toscana, donde por cierto pasamos unas merecidas vacaciones.


-Y tan merecidas... Menuda aventura la nuestra.

...

...


-Ah... Montarse películas siempre me abre el apetito. ¿Te apetece un sándwich, Maëlys?

-Sí, claro, pero... al final, ¿nos ceñimos a esa versión de la historia?


-¡Pues claro! Ya verás, se lo van a creer todas en el edificio y vamos a quedar fenomenal.

-Tienes razón. Menos mal que te dejé a ti la creación de nuestra historia... Vamos a triunfar!