martes, 30 de abril de 2013

La vuelta al mundo en 60 vestidos (VII)

Una vez más, las chicas van a mostrarnos sus recuerdos de viaje, esas fotos que tienen una historia detrás. Hemos llegado al ecuador de la colección y, en este caso, las fotos no son recientes...

En el caso de Andrea, se trata de la celebración del Año Nuevo Chino en 2010. Sus amigos de Chinatown la invitaron a su restaurante y le prestaron ropas tradicionales.

Foto de stock de joelshine-stock
Ella se veía muy rara, pero sus amigos chino-americanos le aseguraron que le sentaba de maravilla. Sobre todo el color.


Comió tantos bollitos chinos que se puso enferma. Estuvo varios días en cama, con unos retortijones horribles. Sus amigos le aseguraron que eso auguraba buena suerte, pero no se lo ha acabado de creer...

Los zapatos proceden del Look Barbie Basics #02-002
A continuación vamos con Quinn, que el año pasado fue a una convención de londinenses con ascendencia escocesa con toda su familia. En realidad, el linaje escocés está bastante diluido en sus genes a pesar de esa melena furiosamente pelirroja, pero una oportunidad de celebrar algo es una oportunidad de celebrar algo, y allá que fueron.

Foto de stock de Zellykats-Stuff
Y para ponerse un vestido inspirado en el atuendo típico, claro. Su madre quería que los hermanos de Quinn fuesen con kilt, pero ellos se negaron.


Su madre le dio tanta pena que accedió a ponerse el conjunto, aunque no era nada cómodo.

Los zapatos son de un set de ropa LIV
A continuación os mostramos una de las fotos de una sesión que se hizo Sabrina para una famosa revista de moda con ocasión del lanzamiento de su penúltimo álbum, Dominant, en 2009.

Foto de stock de two-ladies-stocks
Las imágenes fueron tomadas en un palacete y tuvieron cierta repercusión cuando se extendió el rumor por Internet de que la cantante se negó rotundamente a que fuesen retocadas con PhotoShop.


El rumor resultó ser cierto. Cuando se lo preguntaron en una entrevista meses más tarde, Sabrina declaró: "Allá cada celebrity con sus exigencias, pero yo no quiero que se retoquen mis fotografías. Mi trabajo me cuesta cuidar mi aspecto como para que luego los expertos de turno me saquen en el papel cuché hecha una Barbie. No, gracias".

Y además, repitió zapatos. Son los mismos que llevó a la entrega de premios, y proceden del Look Barbie Basics #04-001
Nuestra siguiente modelo es una de las chicas recientes, Bobbi, que de regalo de Fin de Carrera pidió a sus padres un viaje a Brasil. Las culturas sudamericanas fascinan a Bobbi, y quiso reconciliarse con el único país de la mitad sur del continente en que no se habla español.

Foto de stock de Malleni-Stock
No perdió la ocasión de fotografiarse con un atuendo típico. Parece ser una afición común a las chicas de Dolls Crazy House.

 
Hay como un trillón de fotos más que hizo Bobbi durante su viaje, además de un cuaderno en que apuntó todas sus impresiones y en el que quedó claro que acabó hablando portugués brasileño.

¡Otra que repite zapatos! Son los originales de Bobbi, una Barbie Basics  #11-002
Para terminar, nos vamos a la otra punta del mundo... Nada menos que a Birmania, también conocida como Myanmar, y vamos con Prue. Estas fotos se tomaron durante su último verano antes de entrar en la Universidad.

Foto de stock de ZoeLaFleur-Stock
Ella lo rememora como "su último verano de libertad". Dadas sus malas notas, al final ha sido así.



Sus padres le prometieron que volverían cuando sacase todo en junio algún verano. Y de momento no ha sucedido...

Los zapatos son de un set de moda Fashionistas
¡La próxima entrega, en mayo!

lunes, 29 de abril de 2013

La convivencia con un samurai


A Prue le costó mucho explicar por qué era tan importante que su amigo Haruto, que llevaba una especie de disfraz de samurai cuando le conocimos, viviera con Matt y conmigo. Empezó a contarnos una historia rocambolesca pero se lió unas tres veces, y lo único que acabé entendiendo fue que su amigo estaba mal de la cabeza y que su terapeuta le había recomendado que se vistiera de japonés de época porque… bueno, de eso tampoco me enteré, pero llegados a ese punto de la historia, tampoco estaba seguro de querer enterarme. El caso es que yo me habría negado, pero el dueño del ático es Matt, y entre que es un pedazo de pan y que no se entera de la mitad de las cosas, acabó aceptando a Haruto en el tercer dormitorio libre.

Las cosas se han puesto bastante raras desde entonces.

Para empezar, el tal Haruto tenía unas costumbres bastante raras, dejando aparte su estilo de ropa, el hecho de que llevase una katana a todas partes y que no pareciese tener ni idea del funcionamiento de… nada, en realidad. Quería preguntarle a Prue de dónde había sacado a aquel tío (a fin de cuentas, ella fue quien le trajo), pero de repente no la encontraba por ninguna parte, y eso que antes era llamar al ascensor y toparme con ella. Acabé desistiendo ante el peligro creciente de encontrarme con Synnöve, algo para lo que no estaba preparado ni de lejos. Acabé enfrascándome personalmente en el proceso de conocer mejor a Haruto para ayudarle a integrarse, aunque al principio me daba un poco de miedito.

La verdad es que la historia que me contó, de que Leah, la amiga de Prue, le había liberado de un encantamiento que le había mantenido atrapado durante siglos, no me daba mucha confianza. En su cordura, se entiende. Acabé asumiendo que estaba realmente sonado, tal y como Prue había asegurado. Sin embargo, hubo una serie de pequeños detalles que comenzaron a hacerme cambiar de opinión. Había frases, comportamientos, costumbres, que, cuando me informé, me di cuenta de que eran auténticamente japoneses del siglo XVII. Empecé a observarle con más detenimiento de una manera bastante poco discreta y acabé llegando a la conclusión de que la historia del propio Haruto tenía más consistencia que la de Prue, aunque ésta fuese mucho más verosímil. Una vez le pillé intentando practicar uno de sus hechizos, sin mucho éxito. Creo que eso le frustró, así que intenté animarle enseñándole a jugar a videojuegos, que es lo que hago yo cuando estoy de bajón. Su reacción fue sencillamente genial, tanto por la propia tecnología en sí como por la idea de que fuesen productos japoneses. Claro que, igual empezar con Catherine no fue una buena idea… Nunca había visto ruborizarse tanto a un hombre adulto.

Desde que asumí su verdadero origen, echar una mano a Haruto a adaptarse al siglo XXI está siendo menos complicado. Sigue resultándole difícil asimilar ciertas cosas, como que las mujeres trabajen o que los coches anden, pero está aprendiendo a cocinar y a veces incluso hace bromas que incluyen la cultura popular. Es más, está enganchándose peligrosamente a Cómo conocí a vuestra madre. Mi próximo objetivo es conseguir que se vista como una persona normal para que pueda salir a la calle sin que parezca que está haciendo cosplay.

         Aunque lo veo difícil.

domingo, 21 de abril de 2013

¿Y qué hay de nuevo en las criptas?

Últimamente nuestras Monster no hacen más que atesorar novedades, tanto en forma de ropa como de nuevas amigas. Os ofrezco unas imágenes de los nuevos conjuntos y un sneak peek de las chicas a las que os presentaré formalmente en el futuro.


En primer lugar, tenemos a Lagoona, Draculaura y Spectra luciendo sus nuevos modelitos. Como podéis ver, cada una de ellas luce "su color" con complementos muy especiales para sus respectivos estilos.


En el caso de Lagoona, tanto los zapatos como el bolso recuerdan, siendo transparentes, al agua misma. Sus pendientes son un detalle original: proceden de un conjunto LIV.


El sombrero de Draculaura tiene un molde de lo más mono, aunque ya lo habíamos visto, con otros colores, en el modelo del personaje en la colección Dawn of the Dance; lo mismo sucede con los zapatos.


Lo mismo sucede con dos de los complementos de Spectra: el molde del cinturón es el mismo que el de un modelo de Cleo, y las gafas son idénticas a las del anterior modelito de Spectra, pero completamente opacas. Algunos coleccionistas se quejan de que las Monster High hayan comenzado a repetir moldes; personalmente, creo que, siendo una de las colecciones de muñecas más originales que hay actualmente en el mercado, no es nada comparado con lo que podría haberse hecho en ese aspecto.


Pero dejémonos de polémicas y continuemos. Rochelle ha recibido la visita de su amiga de Scaris, Caterine DeMew, una gatita muy peculiar. ¡Pronto sabremos más de ella!


Operetta ha comenzado a tomar clases de swing, ¡inevitable en una amante de la música como ella! ¿Qué opináis de su look para ir a bailar?


En la presentación de Marina os hablé de su grupo, Marina and the Seaweeds. Dichas "Seaweeds" son sus mejores amigas, la arpía Marlina y la sirena Chloe. No os extrañéis si las chicas deciden hacer una jam en el vestíbulo que hay entre las criptas... ¡Aunque dudamos que la música monstruosa sea de vuestro gusto!

martes, 2 de abril de 2013

Valentina


Modelo: Dynamite Girls Back to Brooklyn Neve (Integrity Toys, 2012)
Molde de cuerpo: DG
Molde de cara: Neve

Valentina Maria Sforza tiene 24 años y viene directa desde Little Italy, en Nueva York, donde vive su familia de raíces ¿lo adivináis? Italianas.

Los Sforza son una familia mafiosa a la antigua usanza, pero estamos en el siglo XXI, y Valentina no es la hija modesta y respetuosa que todo Padrino desearía… o no del todo. Tras haber lucido palmito por las fiestas más o menos escandalosas de toda la Gran Manzana y de haber dado qué hablar en unas cuantas portadas de revistas de cotilleos, papá Sforza decidió enviar a su niñita a Londres para inscribirla en un curso de Lengua Inglesa en la Universidad de la capital británica, con la esperanza de que, entre el té y la lluvia, su retoño se calmase un poco y se mostrase más proclive a admitir las reglas de la familia. Cosa que su convivencia con la famosa Sabrina Mangano, que la aceptó bajo sus protectoras alas cuando la fiestera buscaba piso, no mejora.

Su canción preferida es Paris, de Lana del Rey.

Su frase insignia es: Be Italian or be a party animal


Participación de Valentina en Who wore it better?:
Ganadora: 
Presentadora: Season 1 - Session 3